miércoles, 18 de abril de 2012

Doña Tota

Buenas taaaardes, tengo turno con el Dr. P... Buenas tardes Sra.! Miro la lista pensando que rápido pasó el tiempo... Evidentemente hice algún gesto y la Sra. me dice: se me hizo un poco temprano... Cuando miro la hora eran las 16.25, el turno, a las 17.15. Sí, se le hizo bastante temprano, ¿Porque no va a tomar un cafecito? Y así fue, la Sra. de unos 70 y largos años se fue a tomar el café. Yo no sé si es el trabajo donde tengo trato constante con personas o si porque soy intuitiva, lo cual es cierto, pero desde el comienzo sabía que la Sra. no iba a ser "fácil". A los 20 minutos volvió, con lo cual seguía siendo temprano... ¿El Dr. ya llegó?, No Sra. el Dr. llega a las 17 hrs, tome asiento por favor. ¿Tengo muchas personas adelante? Tiene un paciente adelante, el paciente de las 17 hrs. Ya en ese instante empiezo mi método ommmmm, Mariani, calma, la Sra. es mayor, paciencia.
El consultorio tiene una sala de espera grande, luego hay un pasillo que va bordeando un jardín todo vidriado el cual los días lindos como hoy, la puerta la mantenemos abierta, siguiendo por el pasillo llegamos a los consultorios.
Yo continué ayudando a la recepcionista con los pacientes que a esa hora llegaban uno tras otro. Cuando voy para atrás, la Sra. estaba parada, justo en medio del pasillo, amablemente le digo: tome asiento Sra. Sí, sí me contesta. Cuando vuelvo de atrás, la Sra. seguía dando vueltas inquieta. Ommmmm 0123456789!!!! No digo nada, me paro detrás de la recepción. A los pocos minutos se me acerca... Disculpe... ¿Dónde está el baño? Le indico la puerta y sigo con lo mío. No, les juro que no termina acá, ja ja ja. Al rato después de unas idas y vueltas, yendo para atrás, veo a la Sra. metida en el jardincito, cosa que no puede ser ya que el consultorio de uno de los Dres. da a ese jardín, manteniendo las ventanas abiertas con lo cual, no se puede entrar... No le dije nada. Cuando vuelvo, me frena en medio del pasillo. Srta. ... (por lo menos ahí la pegó, je je je, a pesar de mis 35 el término Sra. no consigo aceptarlo, 1 punto para Doña Tota), le digo sí, ya la van a atender... No, no, está bien, quiero hacerle un comentario, el baaaaño (hablaba así bien estirado y pausado) no tiene llave!... No, no tiene, respondo. Pero eeeeso, Srta (2 puntos), no puede ser, mire si entra alguien...De hecho yo entré y meeeenos mal que no había nadie. Bueno, el tema Sra. es que lo que se debe hacer es golpear antes de entrar... De todos modos, ya no usamos la llave debido a que vienen muchos chicos y ya hemos tenido a alguien encerrado, si la gente tiene educación, tocan la puerta. No ha pasado nunca que entre alguien estando ocupado el baño. No, está bien, pero para mi, Srta. (3 puntos) habría que refaccionarlo,  poner algo que taaape donde este el inodoooro, así si entran sin golpear, no se ve nada... Je je, este tipo de Sras. me hacen acordar a la de Gasalla. Bueno ( mi ommmm a esta altura ya se esfumó y he llegado a contar hasta 1000 ida y vuelta, ida y vuelta), cuando sigue y sigue, le digo, bueno, eso no lo decido yo Sra., cualquier comentario que desee hacer, hágaselo saber al Dr.P. Sí, sí, si ya pensé en comentarle al Dr. .... Ufffff !!!!
Cuándo me cruzo con este tipo de personas, lo 1ero. que pienso, es, por favor Dios, no dejes que me convierta en ésto!!! Porque yo no justifico a esta persona por la edad ya que han entrado al consultorio personas de 100 años, con una alegría y fuerza de vivir que emociona a cualquiera. Yo creo que este tipo de personas o está sola, y nadie le pone límites o fue siempre una Doña Tota. No sé, lo que se, es que cuando consigo sobrellevar estas situaciones, al final del día las veo como anécdotas... Viva la Tota!!!!! Perdón, la Pepa!!!