viernes, 13 de abril de 2012

Cumpleaños

Caramelos, chupetines, bolsitas, cintita, tapitas de alfajorcitos, dulce de leche, tortas, vela de River, globos, jugos, gaseosa, sandwichitos, pochoclo... Todo el tiempo con la sensación de que de algo me estoy olvidando. Aquí estoy, preparando el cumple de F. No sé porqué, pero cada vez que me encuentro preparándolo, me sensibilizo, me emociono... En parte porque ya van a ser 7 años, y es inevitable no viajar al pasado y llegar al día en que nació. Nació el 14 de Abril del 2005 en Porto Seguro, Bahía, Brasil.
Tuve un embarazo impecable, nada de nauseas ni malestar. Una panza divina que me hizo sentir la mujer más linda del planeta y a la cual saqué a pasear con mucho orgullo y con poca ropa dado al lugar donde vivíamos. Para llegar a la Clínica, teníamos que atravesar la balsa y después en auto, unos 20 minutos aproximadamente hasta llegar a Porto Seguro. El día anterior (una semana antes de la fecha inicial para el parto) viajamos para Porto y nos hospedamos en un Hotel en frente de la Clínica. Esa noche salimos a comer afuera, fuimos al Bingo, y a esa de las 2 de la mañana nos fuimos a dormir, yo, ya deseando que sea la hora del desayuno y poder disfrutar del típico desayuno brasilero y de la pileta. Pero eso fue tan solo una ilusión desvanecida je je, ya que a las 4 de la mañana me desperté con dolor de panza y ahí comencé a contar la frecuencia de lo que suponía que eran las contracciones (aclaro que jamás hubo un curso pre parto ni nada de eso). Lo desperté a F Papá y le dije: Me parece que está llegando el momento... A las 6 ya me descompuse y pensé, ya está, el "Bahianito" está apurado por salir a disfrutar del desayuno. Llamamos al médico y nos dijo que crucemos a la clínica. (Gracias a Dios que decidimos irnos la noche anterior porque creo que entre auto y balsa y la rapidez con la que se dio todo, hubiese sido un viaje de locos) Pero bueno, ahí estábamos, hicimos 10 pasitos y entramos a la recepción de la Clínica. F Papá me sacó una foto en chiste, yo ponía cara de dolor... je je pero luego de unos minutos se convirtió en realidad. La cuestión es que sin anestesia ni nada, a las 8.05, F, quién cambió nuestras vidas para siempre, llegó al mundo, con esa ansiedad e inquietud que lo caracteriza hasta el día de hoy. Al día siguiente, a las 8 de la mañana estábamos volviendo a casa, pero esta vez, éramos 3. Y a partir de ese momento, F es el responsable de mi felicidad. F me hace sacar fuerzas de donde sea.. He pasado por momentos en los cuales no podía o conseguía tener el control de mi vida e inexplicablemente, cuando lo miraba a F esas fuerzas salían con todo. Osea, la felicidad pasa también por mi búsqueda continua de estar cada día mejor, pero las fuerzas, siempre, me las da él. F creo q me enseña más de lo que yo  a él. Tengo un hijo maravilloso, es super compañero, es cariñoso, es atento, es a su edad, ya, un caballero, es generoso, buen amigo de sus amigos, es buen alumno, claro q sí... no es perfecto, es calentón (tiene a quienes salir), a veces habla mucho (tiene a quien salir) ja ja... Pero tiene algo especial, tiene un encanto, es super comprador... estoy orgullosa de el, de todo lo que ha logrado con sus 7 añitos. Hoy antes de dormir, le dije: Estás grande, 7 años ya... Él me contestó: Mamá, a los 20 voy a ser grande, ahora soy chiquito, voy a cumplir 7! je je Él y sus típicas respuestas... Sí, sos chiquito, pero cuando te veo al lado de tu primito T de 2 años y de tu Primita J de 6 meses, te veo enorme... A veces me desespero cuando dudo en algún momento si él realmente percibe cuanto lo amo, a veces siento que no alcanza con decírselo o  abrazarlo o decirle cuán orgullosa estoy de él. Es tan difícil e imposible de expresarlo con  palabras... Cuando le transmito ésto siempre me dice: Mamá, me estas "jodiendo"? Ya sé que me amas y yo te amo mássssssssssss, sos la mejor Mamá del mundo!! ¿Qué puedo decir, a parte de ponerme el babero? Que ese es el mejor regalo que puedo recibir día a día... Y el sábado, más allá del festejo, del futbol que quiere con sus amigos, le hago ver que lo más lindo que le puede pasar, es que pueda festejarlo con ellos y su familia...Que eso sin duda es lo más preciado que puede tener un ser humano en la vida, los afectos. El resto va y viene.
 F, el sábado haremos explotar la red del arco con todos tus goles, y yo seré la primera en gritar, Golllllllllllllllll!!!! Ese es mi hijo!!! Al fin y al cabo, el único que ha logrado que disfrute de ver un partido de futbol, sos vos. ¡¡¡ VIVA LA PEPA!!!!!!!!!!!