sábado, 31 de marzo de 2012

Pequeños Soñadores

¡Hola! ... ¡Hola! respondo. ¡Yo tengo seis años! ... ¡Uh! ¡Qué bueno! Así de la nada, este pequeño ser se sentó a mi lado y se presentó sin más ni menos. Todo chiquitito y unas pestañas impresionantes. Empezaste 1er. grado, le digo. ¡Sí! responde. Que pestañotas que tenés... Sí, todos me las quieren sacar, pero son mías je je je. El profe ya tenía a todos los Ronaldos, Ronaldinhos, Messis, Furlanes, sentaditos para dar comienzo a una nueva clase de Futbol. Pero este chiquitín vestido de futbol, se sentó a mi lado y fue así que se presentó. ¿Vas a jugar al futbol? ¡Sí! dice. ¿Porqué no vas con los chicos, que van a empezar? Me mira y me dice: ¡NO! yo no juego acá... ¡Ah! digo, ¿Jugás en otro club?, ¡No! Juego en mi casa je je je... El futbol no es lo mío. Ah bueeeno pensé yo ja ja ja.  ¿No es lo tuyo?, ¡No! responde, lo mío es el Hip Hop (niño experto pensé). Así que lo tuyo es el Hip Hop, ¿Y bailas bien? ¡Si! Mirá. Bajó de las gradas y comenzó a hacer una coreografía de pasos graciosos enredando todo su cuerpecito...clap! clap! clap! ¡Muy bueno! ¡Choca esos cinco! Ja ja ja Eso es lo más maravilloso de los chicos, esa espontaneidad que me mata, ese acercamiento, así de la nada, buscando demostrar lo que más les gusta hacer... El silbato sonó, el niño se fue, y mi Ronaldo empezó a hacer lo que más le gusta, "chutar a bola".

Viernes querido ...

No hay nada que me guste más, que llegue el viernes y acostarme "temprano"... Sí, hago todo al revés, durante la semana cuando tendría que hacer lo mismo, me resisto a acostarme... Lo que sé, es que los viernes es como que mi mente se relaja completamente, lo que vengo aguantando de la semana, pasándome siempre de rosca para no sentirme más cansada, de repente, cae, de golpe... relajo de tal manera que todas esas noches sin dormir, me cobran sus horas perdidas y con un certero derechazo, me dejan knock out.
Amo los viernes porque no tengo que pensar en horarios, en comida, en con quien se queda F, ni en trabajo, el viernes me espera siempre con ese gustito a no saber bien que pasará los siguientes días, dejando el fin de semana al azar y que algo o alguien me sorprenda... ¡FELIZ FIN DE SEMANA PARA TODOS! y que ¡VIVA LA PEPA!