jueves, 29 de marzo de 2012

Rutinas

Hasta que punto llegaré, si hoy, necesito de los recordatorios del celular para acordarme de las cosas, como por ejemplo, turnos con algún médico, llamar a fulano o mengano, prepararle la merienda a F, no olvidar llevar tal cosa antes de salir al trabajo, tomar el antibiótico, comprar tal otra... No sé como haría sin él, soy tan colgada que las agendas no me sirven, pasa el día y olvido abrirlas, en serio, parece tonto, pero así es.  Me pregunto cómo será el día que envejezca y ya no entienda los nuevos celulares, ¿Quién me recordará las cosas? En realidad, pienso,  se vuelve a como uno era, antes no existían los celulares y no los necesitaba, pero en aquella época tampoco tenía tantas responsabilidades y calculo que en la vejez, no tendré más que regar las plantas o cocinar algún puchero... (¿Cómo se cocina el puchero?) Ahí será el momento en el cual recuperaré mi libertad en cuanto horarios y  rutinas. ¡Cómo me mato todos los días pensando en encontrar algún modo de quebrarla! No consigo vivir los días iguales, exactos. A veces es como que me desespera no encontrar algo diferente, no importa la dimensión del hecho, pero sí que se de para quebrar ese maldito circulo diario: levantarse, llevar a F al cole, volver, desayunar, hacer las cosas de la casa, ir al trabajo, salir, ir a buscar a F donde este, ir a casa, merendar, hacer la tarea, mandarlo a bañar, bañarme, comer, dormir... ¿Porqué trasnocho tanto? Porque el momento en que F se va a dormir es cuando mi rutina se corta y es ahí donde tengo la chance de hacer la diferencia... Claro que los fines de semana hago lo mismo estando con él, sea una salida o una visita, o recibir gente diferente. La mayoría de las veces lo consigo, y muchas otras, me gusta tan solo quedarme en casa, es una necesidad inexplicable, la de estar en casa y no tener que despertarme y salir corriendo a... F es mi prioridad, y la semana se rige según sus horarios y necesidades, incluyendo el fútbol de los sábados. A veces hay días en los cuales veo que ninguno de los dos paró... quiero más momentos para observarlo, para verlo crecer, para estar con él. Quiero muchos VIVA LA PEPA !!! para F.