miércoles, 10 de octubre de 2012

Un año más...

Es extraño pensar en estos últimos siete años... Yo creo que fueron los años más intensos hasta el momento en mi vida. Lo mejor y lo peor pasó dentro de ese lapso. Una llegada y una partida... Una llegada que desde el primer instante llenó de felicidad mi vida y lo sigue haciendo a diario,  con su sonrisa, tan solo con su ser, su respirar.... Una partida que desde el primer instante llenó de tristeza mi vida y hoy busco no pensar para esquivar ese sentimiento, y opto por agarrarme de lo que Dios me dio en el momento más triste de mi vida. En el comienzo moría de rabia, porque justo que lo había hecho Abuelo, papel que me pedía ya hace rato... Dios se lo llevó... Con el tiempo mi pensamiento se fue invirtiendo: Que bueno, que cuando partió, aunque sea por instantes pudo sentir a su nieto, pudo sentirse Abuelo... Que bueno, porque no imagino que hubiese sido de mi en ese momento con esa perdida si no hubiese tenido a mi gordito dependiendo de mi al cien con sus pocos meses de vida... Gracias a F que a diario tuve y tengo una razón para sonreir y no bajar los brazos; y se que eso, que él, fue de ayuda  para mi como para todos... Así es la vida, algunos parten, pero otros llegan, y entre ambos sentimientos encontrados, se entremezclan, se amoldan, y junto a la felicidad de recibir una vida la partida se llena de recuerdos, para mantenerlo vivo... Hoy vive en mis recuerdos, hoy vive en cada cuento y en cada cosa que le transmito a F, su Abu Dani es tan presente como el resto... Desde el cielo, como un ángel, el más grande, el más fiel, el más leal, el más íntegro... como lo fue en vida. Gracias Papi, un año más sin vos, extrañándote siempre... a veces con muchas lágrimas en mi soledad deseando en lo más profundo un abrazo de los tuyos, otros riendo y llena de felicidad deseando poder llamarte y gritarte: soy feliz!!!... Pero, aquí estamos, firmes y a la lucha, como viviste vos tu vida, gracias por tu ejemplo, que como digo siempre, fue tu mejor herencia, te amo!!!!! Tu gordita divina...

2 comentarios:

  1. Alguien en el cielo debe estar MUY ORGULLOSO de vos!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias! Si hay algo que para un hijo es felicidad asegurada, creo, es ver a nuestros padres aceptándonos y mostrándose orgulloso de sus hijos... Mi viejo siempre , siempre se mostro orgulloso de sus hijos... que viva la pepa!!!!!!!!

    ResponderEliminar