lunes, 16 de abril de 2012

Extraño Cosquilleo

Es difícil de explicar... Me agarra como un cosquilleo, sobretodo en la nuca. Observo mi casa, mis rincones, mis cosas... A mil por hora, mi mente imagina todos los cambios posibles a efectuar, desde cambiar muebles de lugar hasta transformarlos. Reciclar esos objetos que me pregunto de vez en cuando para que los tengo y para que sirven, darles una nueva función... Remodelar o restaurar. Doy vueltas por todos lados, pongo, saco, subo, bajo... Me pregunto porqué hace tantos días deje aquel papel o aquel broche de ropa en la mesa... Pasan tanto tiempo allí que hasta ya me acostumbro a verlos, se van mimetizando. Me fascina cuando con poco hago mucho, cuando con cosas viejas o insulsas transformo y enriquezco algún rincón, transformándolas en nuevas y únicas. Botellita de cerveza "Boris" tipo petaca, bajita y ancha, de florero con un potus... Al igual que la lamparita colgada y la botella de vodka.
Al entrar en casa, suelen decir que mi  hogar es muy cálido, que mis plantas están radiantes, y considero que sí, es un hogar acogedor...
A veces muevo muebles, hago un esfuerzo enorme físico, doy vuelta todo, y al rato todo vuelve al mismo lugar, finalmente percibo que cambiando tan solo un florero o un adorno el cosquilleo pasa. Si tengo una repisa, con libros o adornos, puedo llegar  a pasar una semana  buscando el equilibrio perfecto, el peso de un lado y otro... Paso una y otra vez por delante y no paro hasta que me deje de incomodar o dar ese cosquilleo.
Desde chica soy así. En la casa de mis padres, compartía el cuarto con mi hermana B. El cuarto medía cuatro por cuatro, bastante amplio. Pasé por absolutamente todos los rincones, salvo, por el lugar que siempre ocupó la cama de B. El único lugar que me faltó probar. Mi cuarto y ahora mi casa no dura de la misma manera más de dos o tres meses... Cada vez  que entra alguien el comentario es, esto no estaba acá, o esto no lo tenías, o que lindo que quedo así, o como se te ocurrió esto. En fin, detesto o mas bien me incomoda la monotonía, en todo sentido. Me incomoda conformarme con las cosas, con los espacios... Hay gente que vive en la misma casa, durante toda la vida, con los mismo muebles, acomodados desde el primer día de la misma manera... Ay! Eso me da escalofríos.. Yo busco continuamente cambiar, mejorar, recrear, renovar... Amo hacerlo, así es como funciono en mi vida... Lo que digo siempre, renovar, buscar a diario ese momentito que haga la diferencia del día anterior y del día siguiente y del siguiente y del siguiente... Soy un alma inquieta, buscando a diario más momentos placenteros, más instantes, más ¡VIVA LA PEPA! y sobre todo, poder contagiar o compartir esos momentos con las personas que elijo.

1 comentario:

  1. Escuchame cosquilleo, cuando venis a mi casa a que te cosquillee todo? jajaj
    En casa te haces un festín, mas ahora con todas las pelotudeces que me encajaron.
    Te quiero!!!!!!

    ResponderEliminar