martes, 20 de marzo de 2012

¿Mano o contramano?

Que no llega en horario, que no para porque no se le canta, que está lleno, que no le dan el asiento a F, que van paseando tipo domingo familiar, que van muy rápido, que frenan de golpe, que te paran donde quieren... Es muy temprano a la hora de tomarlo como para ponerme a pelear, y si lo hago F empieza, Mamá, por favor no! Y le hablo de hacerse respetar, de defender los derechos, le hablo de que si todos hacemos las cosas mejor, el país quizá, algún día cambie para mejor, ese eterno sentimiento de que todos podemos si nos ponemos de acuerdo. Pero me doy cuenta que somos minoría, y a veces me tira para abajo, pienso, me pregunto: ¿Cuándo podré llevar a mi hijo al cole en auto? Cuando llueve, cuando hace frío, cuando arde el asfalto... Me pregunto cuándo podré dar un paso hacia adelante... Automáticamente, percibo mis pensamientos negativos y me paso al otro lado... Que bueno que tengo valores, que tengo educación, que bueno que puedo ofrecer mi asiento, decir por favor y gracias, que bueno que puedo transmitirle eso a F, en definitiva no será el auto lo mejor que pueda darle sino ésto que mis padres me inculcaron. Hay razones a montones para quejarse, pero cuando percibo que estoy en ese carril, pongo el guiño y  me paso al contrario, porque si hay algo que no tolero es la gente que se vive quejando. Es fácil quejarse, es hasta prácticamente inconsciente... El cargar la mente con pensamientos positivos es un ejercicio diario, a veces difícil, pero dado a que soy perseverante y muy cabeza dura, insisto hasta encontrar el lado bueno de las cosas. Obviamente eso no quita que no tenga un día malo, pero la verdad, no sé cómo, quizá sea un don, al dormirme, pienso en positivo, porque en definitiva es lo que me da el empuje a seguir buscando hasta encontrar ese instante de felicidad o bienestar en cada día. Para muchos es insoportable escuchar a alguien tan positivo, lo sé, para otros no tanto, lo único que se, es que tengo certeza de que así, de esta manera, soy yo la que ríe más que ellos, y soy yo la que grita a diario: QUE VIVA LA PEPA !!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario